Ojos del Salado 6893 metros, el volcán más alto del mundo.

0
403
SHARE
VIRB Picture

Salimos del campamento municipal de Barreal en la madrugada del martes 12 de febrero de 2019 hacia Mendoza, donde acordamos encontrar un cliente para la expedición comercial del Ojos del Salado (6893 m) . Montañas están ubicada en la Puna do Atacama.

Habíamos alquilado una casa de dos habitaciones en Las Heras, vecina a Mendoza, a través de Airbnb. Llegamos al sitio alrededor del mediodía y conocimos a nuestro cliente que había llegado en avión a Mendoza un poco antes. En aras del secreto, lo llamaré C1.

También nos esperaba en la casa Ediceu, quien necesitaba recuperar una bolsa con sus pertenencias que había dejado dentro del Tracker cuando subimos al Aconcagua .  

Después de descargar la montaña de equipaje del automóvil a nuestra habitación, Tiago llevó a Ediceu al aeropuerto de Mendoza, que está cerca de nuestro alojamiento. Tuvo un vuelo y regresó a Brasil ese día. Pronto llegó nuestro anfitrión, Juvenal, un hombre muy simpático e inteligente. Había comprado flores para darnos la bienvenida e incluso nos brindó una gran conversación.

Al día siguiente salimos a cambiar y alquilar material de montaña por C1 y Chico Motta. Chico es amigo, cliente y también de Santa Maria RS. Esperaría a que lo recogiéramos en Copiapó, Chile. Aún por la mañana, después de que todo se resolvió, volvimos al sr. Juvenil. Teníamos prisa por partir, ya que el viaje era largo. Volvimos a colocar la plétora de equipos en el automóvil, nos despedimos de nuestro querido anfitrión y nos fuimos.

En el camino, pasamos por la ciudad de Chilecito en la provincia de La Rioja para abastecernos y comprar chorizo y pimientos para asar. C1 dijo que le gustaban mucho las cebollas asadas y eligió la más grande disponible en el mercado. Llegamos a las 10 pm al campamento El Paradiso en el pequeño pueblo de Fiambalá luego de recorrer 700 km ese día. Teníamos hambre, así que Tiago se encargó de enviar nuestro asado y yo monté las carpas con la ayuda de C1.

Mientras se asaba la carne, el gato negro llamado “Gari” se presentó para la cena. También se presentó un argentino (no recuerdo su nombre, pero era amigo o familiar de los dueños del campamento), pero no para cenar, sino para conversar. Hablaba bien el portugués, pues ya había viajado gran parte de Brasil y su hermano vivía en Minas Gerais.

Fue después de la 1 de la madrugada cuando nos retiramos a dormir, ya las 6:30 de la mañana nos volvimos a levantar para afrontar otro largo día de viaje.

Subimos en dirección  Paso San Francisco (4700 m), donde hay una Aduana Argentina y Las Cuevas, para salir en el país y continuar hasta la Aduana Maricunga (3700 m) para ingresar a Chile. La aduana chilena es muy estricta. Piden sacar todo del coche y se le hace una radiografía al equipaje. Además, pusieron un perro en el auto vacío para olfatear cualquier droga escondida. En cuanto a los alimentos, solo se pueden ingresar productos industrializados, sellados en el empaque y etiquetados (excepto productos cárnicos, lácteos, tés y miel). Como éramos los únicos en la aduana de Maricunga y todo estaba en orden, la inspección se desarrolló sin contratiempos y fuimos liberados para descender a Copiapó.

Llegamos frente al hotel Ibis donde se hospedaba Chico para recogerlo. Todavía teníamos que ir al centro comercial para cambiar pesos chilenos y comprar víveres en el supermercado para nuestra expedición al Nevado San Francisco (6023 m) y Ojos del Salado (6893 m) .

Regresando de Copiapó, volviendo por la carretera, encontramos un lugar protegido y acampamos en el desierto para continuar el viaje al día siguiente. En este campamento recibimos la visita de un zorro muy interesado en nuestra comida. Por la mañana, el animalito seguía merodeando por el campamento. Me levanté para ir al baño y él me siguió de lejos. Regresé a donde estaban las tiendas y él me siguió.

Nos pusimos la ropa de trekking y continuamos camino arriba hacia Laguna Santa Rosa. Era necesario iniciar el proceso de aclimatación de los clientes. En medio del camino se cruzó un hermoso y preparado Toyota Land Cruise, y Tiago puso la mano en el claxon para salir del camino. A cambio, los alemanes del jeep nos fulminaron con la mirada.

Y luego Tiago nos dejó a los tres a 4.200 metros de altura en una carretera 4 × 4, donde hay una señal para el Parque Nacional Tres Cruces. Desde allí iniciamos la caminata de aclimatación, subiendo el cerro por un camino 4 × 4 que llega a la cima. Mientras tanto, Tiago bajó para dejar el campamento ya instalado a 3.900 m en una zona cercana a la entrada al Parque Três Cruces.

Durante la caminata, siempre intenté mantener un ritmo tranquilo y constante, siempre mirando cómo iban C1 y Chico. Llegamos a la cima de este cerro, a 4.750 m, y dejamos el sendero de la derecha para disfrutar de la hermosa vista de la Laguna Santa Rosa, las Três Cruces, el Volcán Copiapó y los Ojos del Salado. Nos quedamos más de media hora tomando fotos y tomando un refrigerio. Regresamos por el sendero y Tiago nos esperaba con el auto en un punto debajo de donde nos había dejado inicialmente.

Casi llegando al campamento, vimos las tres hermosas y maravillosas carpas montadas, bien ancladas. También vimos el jeep de los alemanes y una camioneta pickup, que hasta entonces creíamos que era de una empresa minera, pero que pertenecía a la CONAF (C orporación Nacional Forestal – una entidad chilena de derecho privado dependiente del Ministerio de Agricultura, que es responsable de administrar la política forestal de Chile ).

CONAF estaba allí para avisar que ya no se permitía acampar en esa área, y ya habían sermoneado a los alemanes, que pretendían ser nuestros vecinos del campamento. Lo más interesante es que no había ningún cartel informando sobre esto, y hasta el año anterior se permitía acampar allí. Ahora solo podría ser donde hay una concesión, es decir, en el Refúgio Santa Rosa, que cobraba la “bagatela” por noche de 15.000,00 pesos chilenos por persona + 5.000,00 por la entrada al parque (que corresponde en ese momento a 2500 pesos argentinos por persona solo por una noche) o en cualquier área fuera de los límites del parque.

El personal de CONAF nos proporcionó un mapa para que pudiéramos visualizar el área del parque. Laguna Verde estaba fuera de ella, sin embargo, al estar a 4300 m, sería demasiado alto para que Chico y C1 pasaran la noche en ella. Maricunga también estaba en el exterior y se encuentra a 3700 m. Decidimos pasar la noche allí.

Desmantelamos el campamento que Tiago había dejado bien organizado y partimos hacia la aduana de Maricunga. Una vez allí, dejamos nuestra autorización para DIFROL a los Carabineros, y también les pedimos autorización para acampar en la parte trasera del cobertizo rojo, que nos fue otorgada. Al final, la ubicación era perfecta.

Cualquier persona que pretenda escalar montañas en Chile debe presentar el plan de ascenso a  DIFROL para que este organismo otorgue la autorización. Posteriormente, es necesario solicitar una autorización complementaria y en este caso la información está presente en la primera autorización (DIFROL).

Después, finalmente, se volvieron a montar las carpas, fui a la del cliente para medir la saturación y ver si presentaba algún síntoma de mal de montaña. Ambos estuvieron muy bien. Más tarde, Chico apareció en nuestra carpa Himalaya 2 Azteq para charlar y disfrutar de un mate.

Nos despertamos al día siguiente a las 7 am. Hacía -2 ºC, lo que nos hizo “rodar” una hora más para salir de los sacos de dormir. Empezamos a levantar el campamento justo después del desayuno. Una vez que todo está listo, partimos hacia Laguna Verde. Fue un día de descanso.

Una vez allí, vimos varias carpas de colores llenando los espacios de arena blanca y el jeep de los alemanes. Laguna Verde estaba muy concurrida, ya que era sábado y el lugar estaba lleno de turistas y montañeros.

Con el auto, pasamos frente a las carpas buscando una pirca vacante para nosotros. En eso, vimos a nuestro amigo Pedro Hauck, un andinista paulista radicalizado en Curitiba – Brasil y uno de los socios de la empresa Gente de Montanha. Cuando bajamos, vino a recibirnos y ya nos estaba ofreciendo un refrigerio, llevándonos a su cafetería. No hizo falta una segunda invitación para que la aceptamos. Nos pusimos al día con la conversación mientras disfrutábamos del sándwich de atún.

Cuando nos levantamos para montar nuestras carpas, el sol ya estaba “por encima”. Una vez que las armamos, nos retiramos dentro de ellas, colocando los aislantes de EVA en el techo para enfriar el calor. Suelo bromear que en la altura no hay radiación ultravioleta, sino la “ultravioleta”.

Cuando se puso el sol, durante unas 19 horas, Tiago y yo fuimos a disfrutar de un baño de agua termal. Se quedó en el baño durante media hora y se fue, mientras yo intentaba crear la iniciativa para salir de la bañera. Y el sol se estaba poniendo. Así que no me arrepiento de haber pospuesto el viaje, porque, mientras disfrutaba del calor del agua, podía ver los tonos anaranjados bordeando las cimas nevadas de las montañas que ilustraban el paisaje.

A la mañana siguiente, fue un día de trekking de aclimatación en Mulas Muertas. Salimos de Laguna Verde a las 9 am. Cruzamos la carretera y, en la desembocadura del sendero, Tiago recordó que no había protegido los tres galones de gasolina con 20 litros cada uno del sol / calor. Bajó rápidamente mientras esperábamos los tres. No le tomó mucho tiempo regresar. Reapareció caminando rápido, ya que, como yo, habíamos escalado el Cerro Mercedário y el Cerro Aconcagua unos días antes, por lo que estábamos más aclimatados.

Reanudamos la pista y lo seguimos a un ritmo muy tranquilo para que Chico y C1 no se desgastaran demasiado y la aclimatación fuera exitosa. Llegamos a un mirador a 5000 metros y paramos a almorzar e hidratarnos. Como todos se sentían bien, acordaron subir otros 200 metros. Pasamos más de media hora a 5200 m admirando las innumerables montañas en el horizonte, algunas de las cuales son Nevado San Francisco, Incahuasi y El Muerto. Y sin embargo, lo más alto de las Mulas Muertas, a 5900 m.

A medida que comenzamos a descender, mis bastones para caminar con más de 2 años de uso intenso comenzaron a cerrarse solos (en Aconcagua esto ya estaba sucediendo), demostrando de hecho que las esclusas ya estaban muy gastadas. Me detuve unas cinco veces en medio del camino para volver a abrirlos y apretar la rosquilla. ¡Hay paciencia! Afortunadamente, habíamos tomado pares adicionales de murciélagos nuevos como respaldo.

De regreso a Laguna Verde, conocí a María Tereza Ulbrich, la brasileña que más subía montañas andinas por encima de los 6 mil metros, además de ser una persona súper querida y también esposa de Pedro Hauck. Este, a su vez, vino a recibirnos tan pronto como llegamos, invitándonos a llevar el mate a la carpa del refectorio, donde todos pudieron socializar. Muchos de los clientes de Pedro también se unieron al círculo de mate, incluido uno de Minas Gerais.

Chico, después de recuperarse de su dolor de cabeza, también apareció allí para degustar algunos mates antes de ir al balneario y C1 se escondió en la carpa.

Como de costumbre, por la noche me acerqué a los clientes para medir la saturación y ver cómo estaban. Ambos continuaron bien y tanto Chico como C1 estaban planeando el menú de la cena. Su buen apetito también indicaba una buena aclimatación. Cumplida la tarea diaria, me tocó volver a disfrutar de las aguas termales. James no tardó mucho en unirse a mí. Pero esta vez el baño fue rápido. Hacía viento y hacía más frío en comparación con los días anteriores.

Dedicamos el lunes a descansar. Ese día, reunimos clientes para orientar cómo sería el ascenso al Nevado San Francisco y los ayudamos a clasificar el equipo necesario.

Nos despertamos a las 3 am del martes para comenzar los preparativos para el ascenso al Nevado San Francisco. A las 4:45 ya estábamos vestidos para la guerra, cargamos nuestro equipo en el auto y nos dirigimos a la base de la montaña.

Una de las características de los 6.000 de Puna do Atacama es que se llega alto en coche a la base de las montañas, por lo que es necesario aclimatarse en diferentes lugares, pero siempre respetando el sistema “arriba y dormir bajo” y la progresión. de la subida. En los Andes Centrales, donde la mayoría de las montañas tienen la aproximación más larga, la aclimatación se realiza durante la aproximación y ascenso a la montaña.

El camino que conduce a la base del Nevado San Francisco es bastante rocoso, y el Tracker en el reducido  subió hasta los 5.100m gracias a la destreza del conductor. Aún estaba oscuro cuando llegamos y se podía ver llegar las luces de los camiones del grupo de Pedro que se acercaban rápido.

Tan pronto como comenzamos a caminar, C1 quiso darse por vencido, alegando estar cansado. Me pareció extraño, ya que se había ido aclimatando bien a lo largo de los días. Le pregunté si tenía dolor de cabeza, dolor de estómago, náuseas, pero no había ninguno de los síntomas. Así que lo animé a que procediera a un ritmo más lento y lo metí para que siguiera el ritmo. Y a pasos lentos, C1 ganó altura. Pero pronto cambiamos los pares. Tiago seguía C1, mientras yo, Chico. Mi pareja mantuvo un ritmo más rápido (no a nivel del mar, porque en altura no se puede forzar el esfuerzo) y constante, y llegó un momento en el que Tiago y C1 ya no pudieron seguirnos.

Junto a la pandilla de Pedro, fue una verdadera invasión de brasileños al Nevado San Francisco. Y como ya nos habíamos hecho amigos de la gente de los círculos de mate en Laguna Verde, charlamos hasta el final y nos motivamos mutuamente.

Desafortunadamente, C1 se rindió con solo 300 metros verticales hasta la cima. Tiago bajó con él y yo seguí a Chico hacia la cima de San Francisco, donde llegamos alrededor del mediodía. Y ese día, la cumbre del Nevado San Francisco fue tomada por el brasileño, quien confraternizó por la conquista. Para colaborar, el día fue hermoso, despejado. La vista era impresionante.

Tiago y yo ya habíamos llegado a la cumbre de San Francisco en la temporada 2018, pero ese año la montaña estaba tan nevada que la caja de la cumbre quedó enterrada. En realidad, ni siquiera sabía que tenía una caja de cumbrera. El tiempo también estaba mal. El cielo estaba completamente cerrado con nubes, lo que nos impedía tener mucha vista.

El spot y la cámara habían sido con Tiago, por lo que los registros de este día espectacular los hice mi GPS de Garmin y las fotos fueron tomadas por el celular de Chico. Después de más de una hora disfrutando del hermoso paisaje, comenzamos a descender. Al final de una larga rampa, vi a Tiago esperándonos. C1 estaba en el coche y estaba bien.

Al regresar al campamento, Tiago y yo matamos, mientras Chico regresaba al balneario. C1 se durmió y, al despertar, anunció que había decidido abandonarlo e intentar un viaje a Copiapó, porque al día siguiente, muchos de los clientes de Pedro que no iban a hacer el Ojos del Salado bajarían a la ciudad. . Intentamos convencerlo de que se quedara unos días más, aunque solo fuera para quedarse en el campamento de Atacama (5200 m), que está en la base del volcán Ojos del Salado, el volcán más grande del mundo y la segunda montaña andina más alta. para conocer el lugar. No había manera. C1 no ha cambiado de opinión.

El 20/02/2019 nos despedimos de C1, que bajó a Copiapó para tomar un vuelo de regreso a Brasil. Chico, Tiago y yo volvimos a sus respectivas carpas para organizarnos para ir al campamento de Atacama. Entonces apareció Pedro en nuestra puerta y quiso saber cuáles eran nuestros planes para el día. Te contamos nuestra intención de viajar a Refúgio Atacama. Minutos después vuelve: “Tengo una propuesta que estoy seguro que te hará cambiar de opinión. ¿Qué tal hacer una assado? ”. De hecho, cambiamos nuestros planes y nos quedamos un día más en Laguna Verde.

Instalamos una parrilla detrás de una pirca para protegernos del viento. Pedro, junto con un guía argentino (Sebastián Hernán García = Seba) y un guía chileno (Mario Sepulveda Palma), se presentaron con dos hieleras con carne y cervezas para un batallón. Horneamos todo en un estilo mixto argentino y brasileño. Tan pronto como los cortes estuvieron listos, los servimos ya cortados para que sea más fácil que todos estén apetitosos. Y para acompañar el asado, mucho chimarrão.

El personal atacó vorazmente la assado. Un israelí, cliente de Pedro, quedó encantado con el asado, en particular la pechuga de pollo. También había un holandés, que estaba solo acampando allí en Laguna Verde, que era un gran admirador del “ asado sudamericano”. Además de la comida, la convivencia, las conversaciones y las risas también fueron muy buenas. El almuerzo de reunión duró hasta media tarde y renovó energías, especialmente Chico’s. Ahora estaba 100% recuperado de la cumbre de San Francisco y listo para atacar Ojos del Salado.

Tiago y yo terminamos el día con el último baño en las aguas termales antes de dirigirnos a Ojos del Salado. De hecho, sería el último antes de que regresemos a Brasil. Esta vez fuimos a la “bañera” que está dentro del refugio debido al viento.

Finalmente, en la mañana del día 21, salimos hacia el Campamento Atacama. Una vez allí, ambos refugios fueron ocupados, uno de ellos por los alemanes del jeep. Así que elegimos dos pircas grandes para montar las dos carpas Mountain 25 The North Face, lo que en tres personas es rápido. Tiago insistió en recoger las piedras más grandes posibles para anclarlas, lo que Chico pensó que era terquedad. Pero si estuvieran mal anclados, un viento más fuerte podría llevarlos lejos, y los vientos fuertes son bastante comunes en la región de Puna do Atacama.

Después del almuerzo, nos dirigimos al refugio de Tejos, a 5.837 m, para probar el estado de la carretera y ver si el automóvil era capaz de subir hasta allí. Para sorpresa mía y de Tiago, no había hielo ni en la carretera ni en el refugio. Fue completamente diferente a la temporada 2018. Además, se pudo visualizar la demarcación del sendero que conduce a la cumbre. La temporada pasada, la montaña estaba completamente nevada, ocultando el rastro. Refúgio Tejos estaba vacío y nos quedamos allí la mayor parte de la tarde para aclimatarnos.

De camino a Atacama nuevamente, fuimos a tener nuestro mate diario con Pedro y los otros brasileños. Cuando el sol comenzó a ponerse, salí a nuestra tienda a buscar la linterna y noté que la temperatura había bajado. Así que protegí el resto de equipos electrónicos antes de que se descargara la batería debido a la baja temperatura. Como al día siguiente íbamos a subir a pasar la noche en el Tajo, decidí empezar a separar mi equipo para la escalada.

La temperatura bajó a medida que avanzaba la noche hasta el punto en que tomé mi lectura nocturna envuelto en mi saco de dormir . Mientras tanto, James dormía profundamente.

A la mañana siguiente, cuando abrí la puerta de la tienda, cayeron capas de hielo. Pero no fue hasta que salió el sol que la temperatura volvió a subir. Cogimos el equipo y la comida para el tiempo que pasaríamos en el Tajo y para el día de la cumbre. El resto lo dejamos dentro de las carpas protegidas del calor.

Vemos a uno de los alemanes del jeep carguero probando hacia la carretera que conduce al Tajo, así que nos apresuramos para no correr el riesgo de llegar tras él. Pero el Tajo era solo nuestro. Ni rastro de los alemanes. Y tan pronto como llegamos, Tiago trató de hacer su adicción, quiero decir, matarlo.

Como oliendo el olor de la hierba en contacto con el agua caliente, el grupo de Pedro llegó para aclimatarse y animar aún más el campamento más alto de Ojos del Salado. También planearon subir a la cumbre el 23 de febrero, ya que era la mejor ventana de buen tiempo. Pero no pasarían la noche en el refugio, sino que llegarían en camión al amanecer hasta allí y luego llegarían a la cumbre.

Cuando vieron a los tres revolviendo la comida, el hambre despertó en la gente. Entonces bajaron a almorzar. Mientras tanto, usamos unas latas de atún, tomates y un panecillo dejado en las alacenas del refugio para hacer deliciosas bruschetas . Pasamos el resto de la tarde caminando y disfrutando del entorno desde allí. Al final del día, organizamos nuestras mochilas para otro día pico y nos acostamos temprano, ya que el día pico en Ojos del Salado es bastante pesado. En mi opinión, más difícil que el día en la cumbre del Aconcagua .

Cuando sonó la alarma a las 2 am, saltamos de nuestras camas. Nadie había dormido bien al 100%. En la víspera de la cumbre, siempre estoy con anticipación y me siento nervioso por no despertarme a tiempo. Realizamos el ritual de los preparativos y nos vestimos para la guerra. Salimos del refugio a las 3:45 am.

Esa mañana no hacía demasiado frío y como hacía mucho calor en mis manos, le pasé mis calentadores químicos a Chico, que se estaba congelando. Un poco más de tiempo pasaba y él siguió quejándose de frío en sus manos, cuando nos dimos cuenta de que estaba perdiendo calor debido a su revestimiento de guante estaba empapada de sudor. Así que hicimos que se quedara solo con los mitones , lo que resolvió el problema.

A medida que ganamos altura, el viento y el frío aumentaron. Para nuestro deleite, los primeros rayos de sol comenzaron a aparecer cuando estábamos en el rango de 6300 m. El día finalmente se aclaró cuando estábamos a 6500 m en una rampa de tierra, donde paramos para ponernos crampones y ponernos protector solar. El grupo de Pedro también estaba haciendo lo mismo, porque justo delante el sendero pasaba por el hielo, además de bastante empinado. Para mi desgracia, mi protector solar estaba congelado. A una temperatura normal ya estaba bastante pastosa, y con el frío de la madrugada se endureció de una vez por todas. Con gran esfuerzo, logré untar ligeramente las mejillas y la punta de la nariz, perdiendo la frente. Para solucionar el problema, tiré bien del pasamontañas para taparlo.

Seguimos la subida, con Chico siempre entre Tiago y yo. Estaba liderando el trío. Y mientras subíamos, las energías de Chico se estaban agotando. Le hicimos detenerse un par de veces para hidratarse y comer algo. El día pico siempre es extremadamente agotador.

Cuando llegamos al borde del cráter, señalé el otro lado que mostraba el muro de piedra donde está la cresta. Al ver la rampa, Chico decidió detenerse allí, ya que estaba extremadamente agotado para continuar. Nos dijo que fuéramos a la cumbre y allí nos esperaría descansando en un lugar resguardado y disfrutando de la vista. Tiago y yo nos dirigimos hacia la cumbre. Estaba muy feliz, ya que tenía la parte superior de Ojos de Salado estrangulada.

En 2018 también llegué al cráter y le dije a Tiago que llegara a la cima. Generalmente mi aclimatación es buena en altura, pero esa temporada algo salió mal. Quizás por la media botella de vino chileno que inventé para beber durante la aclimatación. Además nunca bebo, lo inventé para hacerlo en altura. Además, el año anterior, la montaña había estado completamente nevada. El día que llegamos a la cumbre subimos abriendo el sendero. Hubo lugares donde me hundí hasta los muslos en la nieve. Además, me había alimentado muy poco. Comía sólo para desayunar y, concentrándome en superar las dificultades que imponían las condiciones de la montaña, terminé olvidándome de comer el resto del día. Creo que fue una suma de factores que me hicieron sentir extremadamente fatigado en el cráter en ese año de 2018 hasta el punto de darme por vencido en la cumbre. Y no soy una persona que se rinde. Pero es a través de los errores que aprendemos. Y la mayoría de las veces, enseñan mucho más que los propios golpes.

Al llegar a la base de la gran piedra en la cima, también estaban Pedro y compañía. La ascensión de la “gran piedra” requiere una escalada sin grandes dificultades. Creo que el tramo es más fácil cuando no hay hielo. Allí ya hay cuerdas fijas, pero no muy fiables.

Finalmente, sucedió que una mujer brasileña conquistó ese día la cumbre del Ojos del Salado (6893 m). Y ese fue mi cuarto pico de seis mil metros en la temporada andina 2019.

El espacio en la cumbre es extremadamente estrecho, lo que nos hace tener mucho cuidado al movernos de un lado a otro para no pisarnos con los crampones en las manos o en la ropa de nadie.

Allí no nos quedamos mucho tiempo, porque el camino al Tajo sería largo y el descenso de la gran roca también debería ser uno a la vez, con especial cuidado debido a la gran altura. Tiago y yo tomamos nuestras fotos, firmamos el cuaderno en la cima y fuimos los primeros en descender. Regresamos al cráter y encontramos a Chico, quien nos felicitó por el logro. Iniciamos el interminable descenso, tomando una ruta más a la izquierda, evitando atravesar los tramos de hielo más escarpados.

Llegamos al Refúgio Tejos, apodado “ Lejos ” (que significa lejos) por Chico, alrededor de las 6 pm. Tiago fue a poner sus mochilas en el auto y revisar algunas cosas antes de bajar al campamento de Atacama, mientras Chico y yo entramos al refugio. Se fue a estirar en una de las camas del dormitorio y yo me senté en un banco de la cocina para quitarme las botas dobles, los calcetines , el pasamontañas, los pantalones impermeables y los pantalones de lana. Hacía mucho calor y la ropa estaba empapada de sudor. Mientras tanto, disfrutaba de un bote de yogur que un alma amable había dejado en el refugio. Nuestro descanso fue interrumpido por el sonido de la bocina Tracker . Era Tiago pidiéndonos que saliéramos de inmediato.

Al regresar al campamento de Atacama, comenzó a soplar fuerte, arrojando arena por todos lados. Nos apresuramos a organizar las carpas que habíamos dejado instaladas allí para poder entrar en ellas justo antes de que empeorara el viento. Y tan pronto como nos refugiamos, estalló una tormenta de arena y no hubo respiro. La forma era sentarse en nuestras sillas plegables Sea to Summit bebiendo mate para rehidratarnos. Ese día hizo que Chico entendiera por qué insistía en anclar las carpas con las piedras más grandes posibles.

Al día siguiente, 24/02/2019, amaneció más tranquilo, con menos viento. Entonces descubrí que había tenido un feo brindis en la frente. Mi idea de tirarme bien del pasamontañas no funcionó.

Inmediatamente después del desayuno, comenzamos a desmantelar el campamento para bajar a Copiapó, donde dejamos a Chico en el hotel. Los alemanes del jeep partieron el mismo día, después de haber ocupado los dos refugios de Atacama, sin ni siquiera haber salido de allí y haber molestado a Pedro por tonterías. Intentábamos entender qué estaban haciendo allí.

Tiago y yo nos quedamos una noche más en el desierto, para al día siguiente regresar a Copiapó a recoger a Pedro Hauck, que se encontraba sin coche (se lo rompió nuevamente), quien se fue con nosotros a Mendoza por Paso Pircas Negras .

Y desde Mendoza, por invitación de Pedro, comimos otra parrilla argentina y nos dirigimos de regreso a Santa María RS (1740 km), terminando así esta increíble temporada. ¡Y en 2020 hay más!

Informe del ascenso al Cerro Mercedário con 6720 metros.

Informe del ascenso al Cerro Aconcagua con 6962 metros.

Autor: Luciana Moro
Fotos: Tiago Korb

Para recibir nuestro horario de alta montaña y trekking en el sitio web de Whatsapp, haga clic aquí.

Comments

comments

Leia também

Valores para mulas no Cerro Plata 2021/2022 – Argentina.

Observação: valores para até 3 duffels com peso total máximo de 60 kg. Agenda de alta montanha 2021/2022: Cerro Plata (5943 m) – Argentina, de 22...

Cerro Mercedario 6720 metros

Salimos de Santa María RS en la madrugada del 14 de enero de 2019 para iniciar nuestra temporada andina 2019. Llegamos a Mendoza el...

Cerro Aconcagua – Ruta 360°

En la mañana del 27 de enero dejamos el Refúgio Laguna Blanca, base del Cerro Mercedário, y salimos hacia Barreal. En este día estaba "desesperado" por una señal...

Deixe seu comentário:

NO COMMENTS

Deixe uma resposta