Cerro Mercedario 6720 metros

0
52
SHARE

Salimos de Santa María RS en la madrugada del 14 de enero de 2019 para iniciar nuestra temporada andina 2019. Llegamos a Mendoza el segundo día de viaje pasadas las 8 pm y apenas intentamos ubicar la dirección de una habitación en una casa. por Airbnb. Allí nos esperaba nuestro amigo y cliente de esta expedición, Ediceu Pereira, que es paulista y también adicto a la montaña. Junto a Ediceu, nuestro anfitrión, Martín, que vive en la casa y su novia, vino a recibirnos. No pude evitar mencionar a nuestra anfitriona, Lobita, una dulce perrita negra de ojos azules, que pronto se dio cuenta de que nos gustaban los animales.

Después de arreglar las cosas en el dormitorio, fuimos al frente de la casa para tener un compañero y ponernos al día. Se habló tanto que nos quedamos despiertos hasta la medianoche. Nos obligamos a retirarnos a dormir para no perturbar el sueño de nuestros anfitriones.

Tenía una temperatura muy suave por la noche, lo que aseguraba una buena noche de sueño. Nos levantamos a las 7 am para organizar el  equipo  , porque esa mañana todavía íbamos al supermercado a comprar comida para nuestra  expedición al Cerro Mercedário  . Martín también se levantó temprano. Amablemente preparó tostadas a la parrilla, tés (el té argentino es bueno), galletas, queso, mantequilla y mermelada para nuestro desayuno. Y también le dio a Tiago un paquete de yerba mate argentina.

Luego nos despedimos de nuestros anfitriones y nos dirigimos al supermercado, donde compramos dos kilos de  chorizo  para asar en la base de la montaña. Le preguntamos a Ediceus cuánta carne comería y la respuesta fue: “Un poco. Pero tienes que hacerlo bien. No me gusta la carne poco cocida ”(queridos lectores, guarden esas palabras de nuestro amigo). Y hacia el mediodía salimos de Mendoza rumbo a Barreal, donde nos encontraríamos con Pedro Abrao. Almorzamos dentro del auto.

Al llegar al caserío (que luego descubrimos que era un distrito de la ciudad de Calingasta en la provincia de San Juan), encontramos a Pedro a la entrada de un campamento, junto a su novia, Maressa, y un par de amigos, Micaela y Felipe. Todos de São Paulo, excepto Pedro, que es de Maringá PR, pero que para su maestría (y ahora su doctorado) fue erradicado de SP. 

El cuarteto había   escalado el Cerro Plata unos días antes, y tenía la intención de escalar el Cerro Mercedário en menos tiempo que el nuestro, pues ya se habían aclimatado. Los recién llegados todavía tendríamos que pasar por todo el proceso de aclimatación. Además, Maressa decidió no acompañarnos en el viaje y esperar allí en el campamento, lo que reforzó el deseo de Pedro de regresar lo antes posible. 

Llegamos al refugio Laguna Blanca, en la base del Cerro Mercedario, alrededor de las 17:00 horas. Para nuestra sorpresa, allí estaban aparcados cuatro coches más, dos con matrícula brasileña y uno de Rio Grande do Sul. Organizamos nuestros aislantes térmicos en una “habitación” en ese refugio abandonado para pasar la noche allí. Nos quedamos hablando y socializando en lo que alguna vez fue una cocina. Y después de unas térmicas de mate, Tiago encendió un fuego en el suelo para asar nuestro  chorizo  y unos pimientos. Luego llegó un grupo de cuatro argentinos, que regresaban de un período de aclimatación. Allí también hornearon una base y compartieron tomates y limones con nosotros. 

Momento más esperado: barbacoa lista. Aprovechamos y quedamos encantados con esa carne tierna, ya que en Brasil no hay carne tan tierna y sabrosa como esta. En ese momento, Ediceus ya comía carne poco cocida y encontró la octava maravilla del mundo, que también creo. Después de nuestra merecida cena de los dioses, nos dispusimos a acostarnos. Era necesario descansar para el día siguiente, cuando comenzaríamos a escalar la montaña.

Todavía era demasiado temprano cuando nos despertamos. Fuimos a la “cocina” a desayunar y luego comenzamos a empacar nuestras mochilas para subir las escaleras. Pedro, Mica y Felipe tenían todo listo y se fueron justo después del desayuno. Ellos estaban “jugando” tanto como pudieron ese día. El cuarteto argentino también se levantó por la mañana.

Tiago, Ediceu y yo comenzamos a escalar justo después del almuerzo, ya que estábamos planeando nuestro primer campamento en Guanaquitos (3.600m) debido a la necesidad de aclimatación. Sin una aclimatación bien planificada y bien ejecutada, los síntomas del mal de montaña pueden aparecer y desaparecer, y puede desarrollarse un mal de altura aún más grave, como edema pulmonar y cerebral.

Con nuestras pesadas mochilas, de unos 25 kg cada una, continuamos los 2 km hasta Guanaquitos. Seguimos pasos a buen ritmo para aclimatarnos. Llegamos temprano al primer campamento, a una altitud de 3.600 metros, sin mostrar ningún síntoma de mal de montaña. Tan pronto como elegimos nuestros  muros de piedra  para montar las  carpas  . Yo y Tiago con Montanha 25 y Ediceu con Asalto 2, que dio lugar a la telenovela en Mercedário. 

Durante la edición llega una ráfaga de viento y veo que la tienda Ediceu está volando. “¡Atornillado!” – Yo pensé. No tuve ninguna reacción al ver esa escena e imaginar cómo la tienda de nuestro amigo sería vandalizada y los tres apretujados en una tienda de campaña para dos durante los próximos días en las montañas. Pero Ediceus contrató a  Usain Bolt y disparó un tiro para llegar a la carpa, que se detuvo unos metros más adelante. En ese momento, esa carrera a esa altura me sorprendió. Pero hoy, con los conocimientos académicos adquiridos, entiendo por qué esto fue posible y por qué no afectó la aclimatación de nuestro amigo. Así que fui tras él para ver si necesitaba ayuda y ya tenía Assault 2 en la mano y, increíblemente, estaba en una pieza.Solo había un palo doblado, pero no usó el depósito. Lo ayudé a desmantelarlo para que pudiera regresar al campamento sano y salvo. 

Después de montar el campamento, estuvimos hablando y disfrutando de la montaña. Luego cenamos y luego nos fuimos a dormir, porque al día siguiente tendríamos que hacer el  porteador de  aclimatación al campamento de Cuesta Blanca (4.400m).

Al día siguiente nos despertamos a la hora habitual y comenzamos a organizar el equipo en la  mochila  para hacer el  transporte  a  Cuesta Blanca  y salimos de  Guanaquitos  alrededor de las 10:30. Continuamos a buen ritmo, sobre todo con la mochila más ligera. Pero siempre intentando no desgastarnos demasiado, sobre todo en la primera fase de aclimatación. Se encuentra a 4 km de  Cuesta Blanca  y 800 metros de desnivel. 

Saliendo de  Guanaquitos  , nos encontramos con un grupo de tres gauchos que descienden de la montaña. Lo que nos llamó la atención fue el precario equipo que utilizaban. Pasaron la noche en Cuesta Blanca, pero se rindieron por el frío y una carpa destrozada por el viento. Esa fue tu primera montaña. Creo que subestimaron la altitud y el clima y se fueron sin una planificación adecuada y desinformados. Nos dijeron que el día anterior se cruzaron con nuestros otros tres amigos. 

Llegamos a  Cuesta Blanca  alrededor de las 2:30 pm. Tenía un leve dolor de cabeza, un síntoma muy común en la altura, pero tenía un apetito muy fuerte. Nuestros amigos ya se habían ido, pero encontramos a los tres argentinos que conocimos acampados en la base de Mercedario. Eligieron acampar en  Piedra Colorada  (3.800 m) en lugar de Guanaquitos, y desde allí llegaron a Cuesta Blanca. Nuestras horas eran muy similares a las de ellos. Pasamos mucho tiempo hablando con el trío: Augustin, Luciana (mi tocaya) y Rodolfo. Incluso comimos nueces, y estaban absurdamente sabrosas.

Protegimos y escondimos nuestro equipo en una Pirca y comenzamos el descenso alrededor de las 16:00. Una hora y media después estábamos en Guanaquitos. 

El día siguiente fue la subida final al campamento en Cuesta Blanca. Desmontamos las carpas, organizamos las mochilas y comenzamos la subida alrededor de las 10 de la mañana. Como el día anterior, estuvo lleno de guanacos en el camino. Fueron muy mansos y prácticamente ignoraron nuestra presencia. Casi podrías tomarte una  selfie  con ellos. 

Tiago y yo estuvimos en Cerro Mercedario en marzo de 2017 y llegamos al campamento  Diente (6.100 m)  , pero fuertes vientos con rachas superiores a los 100 km / hy el ajustado plazo de retorno nos obligó a abandonar el intento de cumbre y descender. Ese año, la montaña hacía mucho viento y mucho frío. Pero ahora en 2019 hacía mucho calor, tal vez porque era enero o El Niño … o una combinación de los dos. La cuesta de la  Cuesta Blanca, que en esa otra temporada era realmente “blanca”, ahora era marrón, con muy poco hielo, difícil de jugar con grapas. Y en el camino hacia arriba, una nube de tábanos intentó atacarnos. Ediceus y yo los ignoramos, no queríamos gastar energía en tonterías.A lo sumo, movió los brazos para abrirlos. Tiago, en cambio, se desesperó de los tábanos. Quería matarlos a todos, una misión casi imposible, y todavía quería que Ediceus y yo hiciéramos lo mismo. Pero nos encogemos de hombros.

Terminando el tramo más empinado de la  ruta  , justo antes de llegar al siguiente campamento, encontramos a tres brasileños más. Entre ellos estaba Henrique de Santa Rosa, que escaló el Everest en 2018. Estaban descendiendo, dejaron de intentar llegar a la cima porque había rachas de viento de hasta 70 km / h. Dijimos que estaba usando el GPS de su celular para orientarse en la montaña y el primer día de la transmisión “vino a dar  vueltas  ”, pasó por el campamento de  Guanaquitos  y a dos kilómetros se detuvo frente, en Laguna Turquesa. Intercambiamos algunas palabras más y nos despedimos. Llegamos a  Cuesta Blanca  alrededor de la 1:30 pm y pronto armamos nuestras carpas. 

Pasamos mucho tiempo montando Assault 2 de Ediceus. Tiene un ajuste muy ajustado, que empeora con el clima frío y seco. Y el palo torcido sirvió como  ventaja  para esta dificultad. En la temporada andina anterior, Tiago y yo pasamos por una situación similar. Cogimos un Assault 2 para Pissis y fue un infierno montarlo y desmontarlo. Superada la dificultad, entré en nuestra tienda y me comí un sándwich. 

Tiago y yo hablamos de planes para los próximos días, ya que estábamos un día por delante de nuestro horario. Más tarde, Ediceu vino a visitarnos a nuestra carpa y hablamos de varios temas, sobre todo de la montaña, por supuesto, y de hacer un chorizo ​​asado en el camino de regreso. Nuestro amigo, que solo comía carne bien pegada, salivaba soñando con carne rara. 

Entonces Rodolfo llamó a la puerta de nuestra carpa para informar el clima, que estuvo ventoso hasta las 10 de la noche. Llevaba un dispositivo en el  telescopio  del  Garmin  y recibía pronósticos meteorológicos de alguien que estaba en la ciudad. Fue muy amable de su parte compartir la información con nosotros. 

Más tarde, Ediceus nos dio las buenas noches y se retiró a su tienda. Tiago se durmió y yo seguí leyendo “Saxon Chronicles” en mi lector digital (gran compra para pasar el tiempo durante la aclimatación) sentado en mi silla portátil.  

Al día siguiente, 20 de enero, estaba destinado a descansar en  Cuesta Blanca  . Aunque no tienes tanta prisa por levantarte el día de descanso, es importante no perder demasiado tiempo durmiendo y realizando otras actividades, ya que durante el sueño la frecuencia cardíaca disminuye mucho y, por tanto, la oxigenación. 

Desayunamos y pasamos el resto del día practicando “natación”. Bueno, no estamos haciendo absolutamente nada. Al menos yo no. Aproveché mi tiempo libre para disfrutar de la montaña, ya que el Mercedário es una montaña de increíble belleza salvaje, y caminé, dibujé el paisaje (sí, llevé material de dibujo a la montaña) y leí. Aún quedaba tiempo para la ronda del té. 

Esa noche, una vez más, Tiago se acuesta temprano y yo sigo “muriendo de hambre” mientras leo. Alrededor de las diez de la noche, sentí un temblor muy sutil y pensé que James se estaba rascando. Le di un codazo: “¡Deja de rascarte así!” Y se despertó y dijo: “No soy yo”. Nos miramos y sentimos que el temblor se intensificaba. Obviamente, fue un terremoto. La pendiente del campamento Cuesta Blanca es un montón de rocas y afortunadamente ninguna rodó durante el terremoto, que fue de muy baja intensidad. 

Nuestro amanecer del día 21 fue a las 7 am. Decidimos organizar el equipo en nuestras mochilas, justo después del desayuno, para partir hacia el  campamento Pirca de Indio  (5.200 m). Pasamos el trabajo de un perro para desmontar la tienda de Ediceu. Hicimos esto en tres personas. 

Como estábamos bien con la aclimatación, nadie sintió ningún síntoma de AMS, no íbamos a cuidarlo. Decidimos subir al campamento de Pircas. Volvimos a poner las mochilas que pesaban más de 20 Kg. Cuando estábamos terminando de armar las mochilas llegaron dos alemanes, que habían dejado una carpa instalada allí en  Cuesta Blanca hace  tres días. Salieron de la cumbre por el viento y supimos por ellos que los otros tres de nuestro equipo estaban en  La Hoyada  y que Pedro había subido hacia la cumbre. 

Comenzamos a caminar alrededor de las 10 am y también lo hicieron nuestros amigos argentinos. Tras el primer tramo de 400 metros de fuerte subida repleta de  carros  , la pista irá ganando altura de forma  paulatina  , a través de un gran campo de piedras. Más adelante, hay un tramo más corto con una fuerte subida, que es donde vemos bajar a Mica y Felipe. Decidieron no subir por una inflamación en los ojos de Felipe. Para estar seguros, prefirieron bajar al auto y tratarlo. La pareja confirmó que Pedro había escalado para llegar a la cima. Nos despedimos y seguimos subiendo. 

Llegamos a  Pircas  de  Índio  sobre las 15:00 horas, tras  superar  900 metros de desnivel con pesadas mochilas. Montamos las carpas, es decir, montamos la Montaña 25 y fuimos a “pelear” con la carpa de Ediceu. Esta vez había cuatro personas tratando de montar el Asalto 2. Después de media hora de sufrimiento, escuchamos el último “clic” del enganche de la tienda. ¡Que alivio! Después de este paso, almacenamos agua corriente del hielo derretido. De repente, aparece una partícula en el camino hacia nuestro campamento. Fue Pedro. Y nos dio la feliz noticia de que había llegado a la cumbre. Después de una larga conversación, nuestro amigo continuó el descenso, ya que quería llegar a la base ese día.  

Nos retiramos a las carpas y continuamos nuestra rutina de charla montañesa al final del día, mucho té y yo comenzando el segundo libro de “Saxon Chronicles”. Al amanecer había una temperatura mínima de -3ºC, mientras que hace dos años, a última hora de la tarde, era de -10ºC. 

Al día siguiente se fue a descansar a Pircas. Nos quedamos solos en el campamento, ya que el trío de argentinos subió ese día La Hoyada para   atacar la cumbre del 23. Les deseamos mucha suerte y estuvimos un rato observándolos “zigzaguear” por esa ladera.  

En el proceso de aclimatación, cuanto mayor es la altitud, más tarda el cuerpo en adaptarse a ella, ya que la presión del aire es menor y, en consecuencia, la presión de las moléculas de oxígeno es menor. Es por eso que planificamos con más cuidado en altitudes más altas. Por tanto, las posibilidades de éxito el día de la cumbre son mayores.

Para el almuerzo cocinamos salchichas y soñamos con filetes de  chorizo  . A pesar de la altitud, tenía mucha hambre. El resto de la tarde, Tiago y yo peleamos por el lector digital. Incluso pensé en salir a dibujar, pero era un viento constante que se interponía en mi trabajo. 

Al día siguiente, a la hora habitual, subimos a  llevar nuestro  equipo a  La  Hoyada.  Hacía frío, apenas me puse el anorak y los guantes. El ascenso de Pircas a  La Hoyada   tiene 600 metros de desnivel a lo largo de 2 km, y el camino sigue un patrón en zigzag, lo que es relativamente fácil de realizar.

Todo el camino a  La Hoyada,   vimos la carpa de los amigos argentinos. En estaban Agustín y Luciana. Habían llegado al  Diente  (6.100 m), pero el frío intenso en las pistas. Rodolfo continuó. Calculamos que en este momento debería ser sobre la cumbre. Agustín estaba preocupado por su compañero que solo iba a la cima, pero intentamos tranquilizarlo. Luego escondimos nuestro equipo en las pircas. En uno de ellos había una botella vacía de “Jack Daniels”. ¡¿Vas a llevar una botella de whisky a las montañas ?! Nos burlamos del hallazgo y seguimos haciendo fotos como si fuera algo de otro mundo.

Regresamos al campamento  de Pircas de Índio a una  hora temprana, ya esa hora hacía mucho calor allí. Nos metemos en la carpa para protegernos del sol, nos hidratamos con ella y tomamos un refresco.

Por la tarde, el trío argentino desciende a Pircas. Rodolfo estaba exhausto. Subió hasta los 6.600 metros, pero sentí que llegó a su límite físico y subí. Sé la segunda persona en decidir que el día de la cumbre Mercedario es más exigente que el Aconcagua. Ediceu y yo te ayudamos a montar tu tienda de campaña como una forma de pagar la ayuda que te ofrecieron en el complicado Assault 2.

El 24 de enero acampamos en  La   Hoyada  (5700 m). Volvieron a golpearnos para desmantelar la tienda de Ediceus, con cuatro personas para hacerlo. Nos despedimos de nuestros amigos argentinos, que descendían de las montañas.

Hacia el Sendero sigue subiendo, lo que comienza una frente a  pirca  mal  alta y  robusta. Al pasar frente a ella, vimos un rastro de comida esparcido junto con algunos objetos. El camino se originó en el interior de la pirca. ¡Solo podría haber sido obra de ratas! ¿Cómo estamos seguros de esto? La otra vez que estudiamos en el Mercedário acampamos allí, y unas ratas archivaron el viaje que hizo nuestro compañero en esta expedición (y no protegidas con una bolsa impermeable). Es hora de que los animales “hagan la fiesta” con la comida que una pareja desprevenida había dejado allí durante un  porteador.. Recogimos la comida y las pertenencias perdidas y las volvimos a meter en la bolsa negra roída dentro de la pirca. En la generosa porción de la pregunta que preparamos, había pequeñas marcas del perpetrador. Nos divertimos en esta situación, sobre todo teniendo en cuenta que hay tasas de 5200 my, ciertamente la mayoría de las personas en esta situación, a menos que hayan pasado por esta experiencia. Esta pirca era probablemente esos animalitos.

Llegamos a La   Hoyada justo  después del mediodía. Tiago y yo montamos nuestra carpa y volvimos a sufrir para montar la carpa en Ediceu. El sonido del último “clic” de la caña al enganchar el ojal fue un alivio y provocó una alegría como si lo estuvieras sacando a colación.

Almorzamos y organizamos el ataque a la cumbre. Según el pronóstico del tiempo en Rodolfo, el día 25 hubo mínimas posibilidades de nieve, pero para los próximos días el pronóstico fue de mucha nieve. Dejamos los elementos para el ataque a la cumbre organizado. Descansamos y comemos bien, y que el día pico es el más agotador.

Vamos a acostarnos temprano ya que planeamos levantarnos a las 2:30 y salir a las 4:00 a más tardar. Necesitábamos descansar para el día de la cumbre. Cuando sonó el despertar, hacía viento con rachas de hasta 70 km / h. Mi miedo era que Tiago se rindiera en el punto por el viento. Era un viento fuerte, pero nada que le impidiera atacar la cima. A diferencia de la otra temporada de más de 100 km / h. Salí de la carpa para ir al “baño” y averiguar si el viento era del tipo que podía tirarme al suelo. Pero no fue así, fue más ruido. Pero no fue hasta que regresé a la tienda que se detuvo y todo estaba en calma. Sentí que la montaña había leído mis pensamientos y colaborado conmigo.Y luego nos empezamos a organizar para atacar la cumbre: tomamos café, hicimos tés para poner en el termo, 

James siguió tratando de encontrar su camino en la oscuridad. El comienzo del ascenso a “The Tooth” es sutil, y encontrar un camino sutil incluso en la oscuridad es una tarea difícil. Es aún más difícil cuando tienes que quitarte los  guantes  en el frío para comprobar tu ruta GPS. A la luz de la linterna, noté que mis pantalones impermeables tenían algunas gotas de hielo adheridas, y en el aire vi copos que volaban con el viento. La parte más empinada del camino a Diente está bien señalizada y zigzaguea continuamente. Como pude ver claramente, continué.

Llegando a  Diente    (6.100 metros), el campamento más alto del Mercedario y puro robo, ya que está expuesto al viento, pudimos ver el amanecer, que en la montaña es muy bonito y no hay palabras para describirlo. eso. Pero los primeros rayos del sol fueron cubiertos por la niebla, que dominaba la montaña. Entonces comenzó a formarse hielo, que el viento sopló sobre nosotros. A medida que fuimos ganando altura, el número de colgantes fue aumentando hasta que a los 6.400 metros empezaron a caer los primeros copos de nieve. 

En ningún momento nadie pensó en darse por vencido. Efectivamente, cada uno tenía un GPS colocado dentro de su chaqueta. A pesar de la falta de visibilidad, se podía ver el sendero, que estaba cubierto de nieve. A partir de 6.600 metros, acumuló 5 cm de nieve. Con eso, escucho a Ediceus gritar: “¡Sí! ¡Esto es una montaña alta! “Me di la vuelta para ver qué estaba pasando y eran él y Tiago grabando un video en el viento y el hielo.

En la niebla, alrededor de los treinta, me llamaron por mi nombre para esperar a los chicos. En la montaña, el equipo no debe dispersarse, especialmente durante una tormenta de nieve, incluso si el contorno del sendero todavía está marcado. 

Llegamos a una meseta y nos paramos cerca de la cima. “¿A dónde vamos?” – preguntó el Ediceus. Miré a la derecha, desde donde seguí una superficie plana nevada, donde la dejé, vi un trozo de roca oscura en la niebla. No cabía duda de que estaba allí. Acelera el paso, esquivando los parches de hielo duro. Subiendo por el “altar de piedra”, me encuentro con la estaca superior. Eran alrededor de la 1:30 pm. “¡Su pico!” – anuncia. Luego trajeron a Tiago y Ediceu, quienes quedaron muy conmovidos por el logro. No había vista de nada, el suelo estaba nublado, pero celebramos mucho la victoria. Estudiamos allí durante 10 minutos, en medio de la Ventisca, tomando fotos y videos.

Empezamos a descender y la nieve ya se acumulaba unos 25 cm en el sendero. El viento era aún más fuerte y descendimos con cuidado, principalmente porque no teníamos crampones. Incluso con mis anteojos, el hielo se me metió en los ojos, que aunque intactos, estuvieron bastante rojos durante más de un día.

Eran casi las 6 de la tarde cuando llegamos al campamento. Saqué el equipo de mi mochila y lo sacudí con la abertura hacia abajo y “kilogramos” de hielo salieron de mis bolsillos. Rápidamente me quité la ropa gastada y fui a buscar algo para comer. Estaba hambriento. No me fui a dormir hasta que me dieron de comer y después de varias tazas de té. 

Nos despertamos al día siguiente alrededor de las 9 am y comenzamos a bajar alrededor de las 11 am. Durante el descenso nos encontramos con unas seis personas que iban a acampar en La   Hoyada  . Y luego por otros tres que fueron a Pircas de Indio. Me sorprendió la cantidad de escaladores que subieron al Mercedario.

Llegamos al Refúgio Laguna Blanca alrededor de las 6 pm, donde conocimos a un grupo de argentinos que se preparaban para iniciar la montaña al día siguiente. Pasamos la noche en el refugio y partimos hacia Barreal el 27 de enero por la mañana, donde esperamos el cambio de mes para hacer el  permiso de la  Estación Baja Aconcagua .

Autor:  Luciana Moro
Fotos:  Tiago Korb

Haga clic aquí para conocer más sobre nuestra expedición comercial al Cerro Mercedario .

Continuación en la 2da parte – Cerro Aconcagua )

Para recibir nuestro horario de alta montaña y trekking en el sitio web de WhatsApp, haga clic aquí.

Comments

comments

Leia também

Valores para mulas no Cerro Plata 2021/2022 – Argentina.

Observação: valores para até 3 duffels com peso total máximo de 60 kg. Agenda de alta montanha 2021/2022: Cerro Plata (5943 m) – Argentina, de 22...

Ojos del Salado 6893 metros, el volcán más alto del mundo.

Salimos del campamento municipal de Barreal en la madrugada del martes 12 de febrero de 2019 hacia Mendoza, donde acordamos encontrar un cliente para...

Cerro Aconcagua – Ruta 360°

En la mañana del 27 de enero dejamos el Refúgio Laguna Blanca, base del Cerro Mercedário, y salimos hacia Barreal. En este día estaba "desesperado" por una señal...

Deixe seu comentário:

NO COMMENTS

Deixe uma resposta